24 de junio de 2007

ALTRUISMO

A veces dar es tan difícil porque hay gente que tiene un gran miedo de recibir, y sobretodo porque desconfía de quien da sin pedir nada a cambio.
Quien tiene algo que dar y opta por esperar a que se lo pidan, no lo suele hacer por orgullo o vanidad, sino porque sabe que quien quiere-necesita algo y lo busca-pide tiene un gran camino andado para lograrlo. En cambio cuando ofreces, regalas, das altruistamente, quien lo recibe no siente la misma necesidad de agradecerlo. Es como si el favor te lo hicieran a ti por permitirte hacer ese gesto.
Cuando entregas algo de tu vida, ayuda en palabras, consuelo en cariño, apoyo en compañía, ánimo en solidaridad, hazlo sin esperar devolución, tanto si te lo han pedido como si te ha salido del corazón.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

amén!

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Ana dijo...

Me gusta dar sin que me lo pidan, a pesar de que no me lo agradezcan, sé que en el fondo aunque no lo digan lo hacen.
¿O seré una ilusa?
Un beso

Anónimo dijo...

Yo lo entiendo de otra forma.

La limosna, siempre beneficia más al que da que al que recibe.
No sólo no soluciona nada, sino que refuerza las posiciones de superior-inferior.
El que recibe la limosna siempre odia al que se la da.

La ayuda, es la forma de dar que preserva la dignidad del que la recibe al permitírsele devolverla.

Otra cosa es el cariño, ese venga de donde venga y cuanto más mejor.
Hasta “jartarse”.

Con todo cariño.

Beni

Salón de sol dijo...

Yo me conformo con que me devuelvan una sonrisa...
Besos.