7 de julio de 2007

TEJADO PAYÉS







El azul y el blanco siempre se han llevado bien. La arquitectura de las casas ibicencas iba en función de las necesidades, recoger agua en el techo y derivarla al aljibe, pintarla de cal para ahuyentar al sol, para que se viera de lejos, porque la cal desinfecta, porque el blanco es puro, porque no había otra cosa, porque...combina con el azul del cielo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

por eso también los ojos azules tienen eso...que no sé qué es...cielo y nubes...mar y cal...azul y blanco...los colores más puros...

Vênus dijo...

Olá

Voltei...é sempre bom o que sinto
ao ver tão belas imagens.

Bom final de semana!

Kiss
Nane

Salón de sol dijo...

Como redondas sonrisas quedan las esquinas, en capas de cal como camisas, sin prisas.

Bikos.