28 de agosto de 2007

ARTE NATURAL







En su tiempo fueron hojas vivas de vid, ahora, tras contribuir a paliar el hambre de sus depredadores, entran en el campo del arte provocando mi sorprendida mirada.

1 comentario:

Salondesol dijo...

Encajes tejidos con esmero,
tendidos al viento.
Un beso.