2 de agosto de 2007

ISLA DE TENERIFE







La travesía nocturna nos garantizaba ver desde el mar amanecer sobre el Teide antes de llegar a Los Cristianos, un maravilloso espectáculo.
Hoy, al publicar en el blog este viaje ya pasado, ese cielo rojo no es de un amanecer sino del fuego que asola la isla, me duele tanto que la mano del hombre sea capaz de hacer tanto daño que aborrezco a la raza humana que no cuida la naturaleza que nos da vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cariñito, ¡pero que ese aborrecimiento por los terroristas antinatura no te haga hervir porque sólo provocará otro incendio que te arrasará a ti!

Un besito, mi amor

Salón de sol dijo...

Es horrible lo que está pasando en Tenerife y Gran Canaria, creo que está casi sofocado, eso espero. Tardará muchos años en recuperarse e incluso habrá especies que ya no se reproducirán más. Los pirómanos tendrían que estar en la cárcel hasta que se recuperara lo quemado, y los obligaría a trabajar en recuperarlo.
Un besito.