21 de septiembre de 2007

PARAISO NATURAL




Las dunas del Parque están protegidas, pero sin vigilantes, ni puertas, ni vallas, solo una sencilla cuerda que puedes atravesar cuando quieras, y es que a Formentera solo llegan almas respetuosas, amantes de lo bello y natural.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy me tienes que disculpar el que no preste especial atención a tus propuestas de bellezas naturales; pero es que necesito los cinco sentidos atentos a otra “belleza natural” que llega hoy a Madrid ¡¡¡Catherin Z. Jones!!!

Beni

Salondesol dijo...

Hasta una estaca de madera con una cuerda es arte en tus fotos...
Besos.