4 de octubre de 2007

PINZAS DE MADERA







Hay cosas tan inmortales que no vale la pena esforzarse en inventar algo que las sustituya, no se conseguirá. Las pinzas de madera son una de esas cosas, resisten al sol, a la lluvia, al paso de los años, y a los nuevos diseños.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Forman parte de la memoria cultural de varias generaciones, cosa nada facil por lo rápido que vamos.
En la nuestra, tienen el valor añadido de que nos sirvieron de crios, como elementos base en la confección de otros juguetes: lanzadores, trenes, muñecos…

Unas fotos estupendas.

Beni

Salondesol dijo...

Ya no hay pinzas en las casas de hoy día, son sustituidas por secadoras.

Yo también jugaba con pinzas de pequeña y en clase hacíamos manualidades.
Bikos.

Sorina dijo...

Bueno, Juan, qué fotos más preciosas...
Nosotros utilizamos las pinzas y el sol y el aire para secar la ropa. Estuvimos viviendo 8 años en La Coruña y aún allí, con tanta humedad en el aire, secábamos la ropa fuera... ¡y rematábamos el secado dentro! Eso sí, la ropa siempre huele bien cuando se seca fuera.
Y nuestros hijos se lo han pasado fenomenal jugando con las pinzas - ya ahora tienen 13 y 11 años y no les fascinan tanto las de muelle. Lo último que les encanta para manualidades son las pinzas antiguas de madera, las inglesas, con cabeza redondeada y sin muelle - se hacen unas muñecas preciosas con ellas. Pero en España no se encuentran, qué pena...
Me gusta que defiendas la libertad del ser humano, a veces me parece que somos pocos los que intentamos hacerlo. Nosotros hemos elegido uno de los caminos de la libertad (por lo menos para nuestra familia) educando a nuestros hijos en casa - una manera como otra de enseñarles pensar de forma libre, de ser flexibles, de no envejecer nunca mentalmente...
Suerte en tu viaje de la vida, Juan. Te dejo la página web de mi hermana y su familia, ellos también están en este viaje de conocimiento del mundo y de sí mismos... poraquiporalla.com
Te van a gustar sus fotos seguro.
Un beso,
Sorina