15 de noviembre de 2007

CALLAR (I)


Callar no sólo significa “no hablar” o “guardar silencio”, el lenguaje se presenta de miles de formas. Puedes callar para estar en silencio, o para escuchar a alguien, o puedes callar para escucharte a ti mismo, a tu mente que no para de hablar, que es lo mismo que no estar callado aunque no suenen las palabras, en esos momentos, que son muchos, es imposible escuchar a nadie porque tus oídos están tapados por tus pensamientos. Y lo doloroso es que escuchar a tu propia mente, tan veloz y a menudo retorcida, tampoco te deja escuchar lo que tu cuerpo siente en ese preciso momento en que las cosas ocurren y no estás en silencio para oírlas y sentirlas, y por tanto para vivirlas.
El personaje se da cuenta de que la mayor parte del tiempo no “está en lo que está”, no siente ni ve lo que le rodea, es como vivir una vida dentro de otra vida, o mejor dicho, al margen de tu propia vida. No ser consciente del paso del tiempo en tu piel, sólo que las horas pasan sin saber muy bien lo que ocurre, lo que cada cosa que pasa representa y afecta a tu vida. Fabricar una realidad a tu medida huyendo de lo desconocido, de lo que podría ser y te da miedo que sea, de lo que podrías sentir y no te atreves.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En lo poco que se de mi mismo, da la sensación de que tu texto se está refiriendo a mí.

¿Alguien más se apunta?

Y otra foto escepcional.

Beni

Jorge Rodríguez dijo...

Aquí van las reglas del abate Dinouart que aparecen en su escrito "el arte de callar" y muy bien podrían aplicarse a los nuevos escritores de Internet:

Principio 1:
No escribir si mejor es callarse.
Principio 2:
Escribir tiene su momento igual que el silencio.
Principio 3:
El silencio siempre precede al escrito y es el instante de la reflexión. No se puede escribir sin antes estar en silencio.
Principio 4:
Es igual de malo escribir cuando mejor es callarse que estar en silencio en el momento en que mejor era hablar.
Principio 5:
Es menos arriesgado callarse que escribir
Principio 6:
Escribir es entregarse a los demás, dejar de pertenecerse a sí mismo,desnudar los sentimientos y las ntenciones.
Principio 7:
Antes de expresar algo importante, es mejor estar en silencio dos veces, la de la prudencia y la de la eflexión.
Principio 8:
Un secreto deja de serlo cuando se escribe. Si se quiere guardar un secreto,lo mejor es callarse.
Principio 9:
Sobre lo que se ignora, mejor es callarse.
Principio 10:
El silencio convierte momentáneamente en sensato al necio y capaz al ignorante pero el silencio prudente y comedido convierte en sabio al que
escribe.
Principio 11:
Más vale escribir poco que abrumar a los demás por una pasión desenfrenada de escribir en demasía.
Principio 12:
Desconfiar de lo escrito por uno mismo, contemplarse como el lector posible que nos va a condenar.