8 de noviembre de 2007

CALLAR


Estoy inmerso en el borrador del último libro de mi buen amigo Ignacio e intento participar como personaje de la trama, o mejor, llevar la trama a mi vida. El libro se titula “CALLAR” y aún sólo leídos cuatro o cinco de los cortos capítulos ya he empezado mi propio proceso mental basándome en su guión.
El personaje principal es un profesor que aparte de impartir clases está trabajando en actualizar un diccionario y se ha quedado trabado en la palabra CALLAR que le está resultando muy difícil de definir con exactitud, y contra más piensa e indaga sobre su significado más completo y real más dudas le salen y más se emociona en adentrarse en ellas.
La frase elegida en el prólogo es acertadísima: “Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.” E. Hemingway.
Os mantendré al corriente del libro y de mis avances en el silencio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La frase de Hemingway me parece muy Lao Tse, muy oriental.
Me gusta más la nuestra, esa que dice:
“Cuando calla parece tonto y cuando habla lo confirma”

Desde los griegos que inventaron el “individuo” y además “el individuo libre” cuya palabra tenía un peso específico en el futuro de su sociedad Demo-cracia, formamos parte de una cultura, que heredo lo mejor de otras como el culto a la palabra, “la verdad” de parsis y judios.
Una cultura que ha fundamentado el progreso en la palabra, trasmitiendo sistemáticamente el conocimiento de la ciencia y la história.
“Diálogos” se llama uno de los libros en que se fundamenta nuestra cultura.

Logos (en griego λóγος) significa "razonamiento", "argumentación", "habla" o "discurso". También puede ser entendido como "inteligencia", "pensamiento", "ciencia", "estudio", "sentido". Logos significa inteligencia pura del hombre...

Sus épocas más oscuras coincide con la grandes persecuciones a los que expresaban sus pensamientos.
Y las más prósperas con las que se protegía la libertad de conciencia, que no es más que la libertad de expresión.

Callar sólo para meditar y para escuchar.

"Primero vinierón a buscar a los comunistas y callé por que no era comunista.
Luego vinierón por los judíos y callé por que no era Judío.
Luego vinierón por los sindicalistas y callé por que no era sindicalista.
Luego vinierón por los católicos y callé por que yo era protestante.
Luego vinierón por mi pero, para entonces, ya no quedaba nadie para hablar"
Martin Niemöller (1892-1984)

Beni

Salondesol dijo...

Muy interesante Juan, yo eso de callarme lo llevo fatal, aunque Beni me ha dejado casi muda con su comentario, él también haría muy bien algún personaje (de los que hablen mucho, y muy bien, claro).
Bikos.