1 de marzo de 2008

MONTAÑAS HERIDAS




Casi siempre se paga un precio muy alto para que lo que llaman progreso se lleve a cabo. Las montañas y los bosques lloran en silencio y sufren impasibles para la comodidad del hombre. Estas torres llevan electricidad a Santa Inés.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta es una de esas veces que es mejor el remedio que la enfermedad.

Si no se hacen cortafuegos, los incendios son casi imposibles de controlar.
Y aun así…

Pero parece en la foto que está muy descuidado y sin desbrozar.

Beni

Duran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.