13 de agosto de 2008

OPERACIÓN RASCADO




Me cae bien este simpático pajarraco marino, el cormorán, corb marí (Phalacrocorax aristotelis), es de ideas fijas, se posa cada día en las mismas rocas, abre sus alas para secarlas al sol, y se pasa largo rato limpiando su plumaje.

2 comentarios:

Erna Ehlert dijo...

Juan a mi también me gustan mucho los corbmarís. No son muy miedosos.
A veces he estado nadando cerca de alguno y hasta que no estuve bastante cerca de el no se fugó.

Vi un documental que mostraba como los usan en el Japon como "ayudantes de pesca". Era muy gracioso.
En otro documental de Rodriguez de la Fuente llevaron uno (al que habían salvado la vido con ellos y se había hecho muy manso) a un río para filmarlo buceando.

Un saludo

Metis dijo...

nadie dira que no son limpios...