6 de octubre de 2008

SONRÍE!!!!!!


La tristeza hace la vida lenta, la alegría la acelera. El tiempo siempre se congela en el dolor, en cambio en la alegría vuela. Dicen que el tiempo lo cura todo, pero es a cambio de irte muriendo poco a poco, a cambio de ir cicatrizando sufrimientos, y en el camino alguna esporádica alegría. Es como si la condición humana fuera sufrir permanentemente como pago de cuota por estar vivo. ¿Porqué? La búsqueda de la felicidad es la utopía a seguir. Error de planteamiento. Sólo el conocimiento de uno mismo puede ayudar a soportarte, y si te soportas y crees en tí la tristeza es menos triste, el dolor es menos dolor, no desaparece porque es tuyo, es parte de tí. Eso es parte de la felicidad, conocer tus tristezas y llevarlas con alegría. Entrega una sonrisa sincera y recibirás otras con creces, tarde o temprano, sin prisas, sin exigirlas, pero las recibirás.

Si crees que la vida es una mierda tienes una gran ventaja, nada te decepciona. Ya vives decepcionado. Y si crees que a la vida le puedes sacar partido tienes otra ventaja, a las decepciones les sacas provecho. Vive sonriendo, es más divertido.

6 comentarios:

Jorge Rodríguez dijo...

autorretrato... foto y texto.

Anónimo dijo...

Somos el 70% agua, que se renueva constantemente.
Recibimos constantemente información que desconocíamos que va a modificar inevitablemente nuestra conciencia.
Esto hace que continuamente seamos una persona diferente.

Es imposible conocerse a uno mismo si constantemente somos otro.
Mejor intentar ser como en cada momento nos vaya gustando ser.

Beni

Metis dijo...

sonrio.. pero no llega al alma. a algunos nos gusta regodearnos en la mierda, somos como moscas.

Anónimo dijo...

La alegría es un estado de embriaguez espiritual y, no olvidemos, que es un estado anti natural, alterado...La alegría nos hace vivir para nosotros mismos, incrementan el egotismo, alimenta la sensación de omnipotencia...Es la tristeza y el dolor lo que nos convierte en humanos verdaderamente...son los auténticos caminos para poder afrontar nuestra mortalidad y valorar esta permanencia finita...porque sus opuestas nos alcanzan también y se valoran gracias a este antagonismo

Anónimo dijo...

En mi tristeza, en mi padecimiento, en mi deseo de terminar con mi vida o con el mundo, he encontrado verdaderos tesoros...cuando todo parecía finalizar...la luz era más brillante que nunca...parecía haberse retrasado...pero continúo viviendo...¡es bueno! quizá o tal vez signifique que todavía no he aprendido lo suficiente como para quitarle densidad a mi existencia universal...

Anónimo dijo...

La soledad humana se va descubriendo con el paso de los años ¡si nos advirtieran a tiempo de que siempre estaremos solos quizá el sufrimiento y la melancolía profunda sería más fáciles de aceptar como compañeros inseparables! digo sólo que tal vez...sería menos mierda...